Google+ Followers

jueves, 27 de junio de 2013


Sólo una noche, una luna,
un millón de océanos
enrevesados en tus tardes.
Más allá de mí, estás tú
dibujando mi contorno,
dando forma a esto que soy.
Más acá de mí, también estás,
en la parte de adentro,
donde guardo celosamente
el sabor de ti.
No hay día sin tu día,
sabiendo esto
me zambullo en tu infinito
sediento, hambriento,
como si jamás me hubiera saciado
en la fuente de tu secreto.
Soñar en ti. Soñar contigo.
Despertar y ver mis sueños
reflejados en tu dormir,
prófugo de la oscuridad
acurrucado en tu aliento
de cielos y nubes,
mares y estrellas.
Si no fuéramos nosotros
seríamos dos cometas
que se buscan en el universo.
Dos estrellas fugaces
alumbrando la aurora.

                        Marcos Lloret García

martes, 25 de junio de 2013

Mi ventanal


Apoyado en  mi ventanal
veo el  pasar de las horas,
algunas niñas, otras señoras,
buscándome en el filo del cristal.
No me hallé donde el pedernal
hace chispas en las auroras,
sumido en densas demoras
al sentirme vaciar mi costal.
Tal vez, en la noche, al final
con la sombra de luces rotas
en cien mil guerras y cruzadas
habré quedado invicto, sin rival.
Sin orgullo en la victoria tal
ganador de hondas desesperanzas
siembro campos de labranzas
sin aperos, simientes ni animal.
Cuello enyugado, hundo mi mal
surcando las tierras resecas
para arar las apelmazadas pellas
clavando en ellas reja y dental.
Roturo el terruño, mi ventanal,
tarareando secretas melodías
que hallo en mi pecho perdidas
al buscarme por el pedregal.

                       
                                   Marcos Lloret García



jueves, 13 de junio de 2013

Si un hombre pudiera


Si un hombre pudiera cambiar las cosas,
si una voz cierta de mágicas palabras
retumbara en los cielos, valles y montañas,
en los oídos sordos de quienes nos mandan
reverberando en sus ojos, piel y entrañas.
¿Por qué sentiré sintiendo el pasar de las horas
escapando por el tiempo, fugaces gaviotas,
como gritos que ya claman en las calles rotas
de miserias y quebrantos, esperanzas remotas?
Me duele tanto el dolor de ver alas cortadas
a machete y a cuchillo, miserias desangradas.
Sin un tiempo ni un sitio vamos en bandadas
buscando la verdad por las mentiras lanzadas,
los nuevos ajusticiados sin sepulturas ni mortajas.

Si un hombre pudiera penetrar las almas
de quienes ríen de nosotros a carcajadas
haciéndonos creer en las noches claras
que sólo hay un camino, sendas marcadas.
Tendría un sueño el hombre, sangre y espadas,
heridas abiertas en las carnes descarnadas,
rebelión de miserables parida entre alboradas
soñó al soñar, soñando, que junto a él soñabas.
Despertaría, en los labios, con el sabor de las brechas
que hicieron en su cuerpo tiros, dardos y flechas,
discursos de palabras yermas, falsas, podridas
también sobre su piel tejida de desventuras,
recuerdos del combate, del honor, las medallas
entregadas por la voz del pueblo en las batallas.

Si un hombre pudiera ser un hombre nada más,
caminar siempre erguido y no doblegarse jamás,
romper lo establecido volviendo la vista atrás
bebiendo de allí el futuro, bálsamo de fierabrás,
reinventar este presente donde crees que estás
esperando que mañana alguien piense lo que dirás.
Cuando vivir es un delito la redención hallarás
en el espacio que queda, en las palabras, por detrás
donde van cantando las penas, la pena escucharás
si vienes con blanca bandera, con ella lucharás
en la legión de miserables, desgraciados y demás.
Ejército sin pólvora en la batalla encontrarás,
atrincherado en las aceras, si miras, lo verás.

Si un hombre pudiera…


                                   Marcos Lloret García






lunes, 10 de junio de 2013

Emociones para armar

 Hasta el próximo día 26 disfrute de nuestros descuentos en Alegría.
 Anunciaba una gran pancarta de lona, color claro, con el letrero escrito en magnos caracteres de tinta negra, que colgaba suspendida de dos altos postes situados a ambos lados de la entrada principal del establecimiento que tan en auge estaba en esos tiempos difíciles.
            Apenas hacía un par de meses que la empresa multinacional dedicada a la venta, comercialización e importación de emociones más importante del mundo estableció una de sus sucursales en la ciudad, trayendo con ella un gran revuelo comercial porque, por el momento, era el único lugar en todo el territorio del país donde se podía encontrar, a un módico precio, géneros de esta guisa. Y el negocio estaba estupendamente enfocado ya que ofrecía una inmensa variedad y gama de emociones con una enorme diversidad de precios, cosa que facilitaba que la mayoría de los bolsillos pudieran acceder a ellas a partir de una no demasiado grande suma de dinero.
            El éxito fue rotundo, aplastante. Desde el día de la inauguración la tienda fue un hervidero de clientes que abarrotaban la nave en la que ésta se emplazaba desde las primeras horas de la mañana, cuando el negocio abría sus puertas, hasta altas horas de la noche, ya que cerraba muy tarde debido a la cantidad de gente que cada jornada acudía hasta el lugar a realizar sus compras. Personas de toda clase social y condición hacían largas colas en la entrada aguardando su turno para acceder al interior del local, todos con los catálogos entre sus manos donde se detallaban las emociones que iban a encontrar en la exposición, así como las características de cada una de ellas, dependiendo del modelo o formato en que ésta estuviera presentada, y también los precios de las diversas modalidades. Tanto detalle no era algo trivial, o meramente publicitario, lejos de esto resultaba necesario que el cliente tuviera clara conciencia de qué emoción quería comprar y cómo quería hacerlo, esto ya dependiendo de sus gustos o, en su caso, de los posibles de cada uno. De igual modo que no es lo mismo comprar una mesa de madera de roble macizo para el salón comedor de nuestra casa, que una mesa desmontable de plástico, tampoco venía a ser igual el hecho de comprar una emoción armada, completa, con un buen acabado y con todas las garantías de fiabilidad y perdurabilidad en el tiempo, que una emoción en kit para armar, con las consabidas trabas que esto puede traer parejo, bien sea por la dificultad en el armado, por la precisión necesaria para llevarlo a cabo, bien por la carencia de alguno de sus elementos constituyentes, independientemente de que ello se deba a un fallo de almacén, o a algún despiste por nuestra parte en el transporte de vuelta al hogar.
            Pero estos pormenores no era, precisamente, lo que pensaban los tropeles de gente dispuestos en eternas filas zigzagueantes, que se extendían como gigantescas serpientes sobre el asfalto delante del establecimiento. Por lo general, los clientes aguardaban fantaseando, al tiempo que miraban el catálogo, sobre lo bien que les vendría poder comprar ésta o aquélla emoción, tan robusta y hermosa, tan tupida y nítida, ya fuera esta un buen miedo, o una frondosa tristeza, porque no todos iban en busca de las anunciadas alegrías en oferta. En estos menesteres, como en todos los de la vida, cada cual tiene sus necesidades, o sus preferencias, y lo maravilloso que puede resultar para alguien disfrutar de una buena alegría, para otro, ésto, puede ser más que un desastre, y prefiera degustar una espesa rabia o una profunda tristeza. Como suele decirse coloquialmente, permitiéndome la licencia: para gustos, colores. La gente fantaseaba mientras aguaradaba su turno de entrada, decía, respecto a qué emoción les gustaría llevarse a casa, pero todos tenían una idea meridianamente clara de qué era lo que realmente iban a comprar más allá de sus deseos, pero la imaginación hacía  más llevadera la espera.
            Yo también estuve en una de estas monumentales colas de gente. Durante dos horas y media cabalgué la serpiente asfáltica con más pena que gloria, ya que no soy un buen jinete para este tipo de animales que se han de montar sin ensillar, directamente sobre su cuerpo frío y escamoso. Aunque existen personas que son verdaderos maestros en estas cabalgadas, y parecen disfrutar cada segundo que pasan montados en los lomos del tiempo, como pude comprobar en la pareja que estaba situada inmediatamente delante de mi. ¡Qué saber estar, qué aplomo, qué majestuosidad…! Eran un par de esperantes, por emplear un término para referirme a la gente que aguarda para entrar en un lugar, profesionales que parecían tener la licenciatura, cum laude, en Tiempo y Espera, como pude comprobar al escuchar sus conversaciones, que iban desde las más antiguas teorías de la Espera de Pierre de Grimaud, postuladas en el siglo XVII, pasando obligadamente por la gran obra de referencia en la materia como es Espera y Aguarda, que escribió el alemán Manfred Krüegerbahuen allá por los principios del siglo XIX, hasta tocar, incluso, las más modernas hipótesis y postulados al respecto que aportó, a finales del siglo pasado, la evolucionada ciencia de la Ciberespérica, con los consiguientes nombres de los más destacados pensadores del campo como son Lio Pin, Alex Champits y Claude de L’Arlessienne. Digo todo esto con boca pequeña, puesto que yo no soy más que un mero neófito en  la materia sobre la que me voy informando por medio de las típicas revistas de divulgación científica.
            Como no podía ser de otra manera, yo mismo esperaba fantaseando en la cola sobre lo maravilloso que sería poder comprar una buena alegría para mi casa, y también para mi vida, como esas que estaban en la página veintitrés del catálogo, justo debajo de donde terminaba la sección de los Complementos del miedo. Me llamó la atención la cantidad de parafernalia que rodeaba a las emociones, entiéndase, accesorios varios y muy diversos que les servían como suplemento, cosa que yo encontraba bastante absurda hasta que reparé en un aviso que cerraba la sección de los Complementos de cada una de ellas. Estaba escrito en letra menuda y venía a decir, aproximadamente, que al comprar una emoción lo que hacemos, en mayor o menor medida dependiendo tanto del grado de pureza, como de la calidad de ésta, lo cual viene dictado estrictamente por el precio que podamos pagar. Lo que hacemos, decía, es adquirir una emoción en estado más o menos puro, por lo que cada persona tendrá mayores o menores dificultades para vivenciarla, esto ya va en dependencia de cómo lleve cada uno este proceso. Y aquí es donde entran todos los aditamentos que mencionaba anteriormente, porque están destinados a facilitar la vivencia de la emoción que hayamos comprado. Con esto, las secciones de Complementos del catálogo cobraron un nuevo sentido ante mis ojos.
            A pesar de mis fantasías, tenía muy claro qué tipo de emoción podía permitirme adquirir, que sería alguna de las que estuvieran en oferta, no obstante, continuaba mirando las páginas del catálogo tomando nota mental de todo lo que me llevaría a mi casa. A parte de la alegría, también me gustó una rabia en concreto, que tanto por el tamaño, como por el elevado precio, se escapaba de mis posibilidades completamente. Sin embargo, la estuve mirando y volviéndola a mirar hasta dejar la foto un poco desgastada. Era preciosa, casi perfecta me atrevería a decir, mostrándose con toda la magestuosidad que la fotografía le permitía aunque, a buen seguro, en vivo debería  lucir mucho más esplendorosa. Según versaba el pie de foto, se trataba de una rabia de luxe, como podía comprobarse en su buen acabado y en su presencia potente pero, además de las calidades, lo mejor del caso es que se trataba de una rabia tal que, a poco que se la manejase correctamente, fluía en los momentos oportunos y adecuados sin llegar a apantallar a las demás emociones. En resumidas cuentas, se trataba de una emoción noble, únicamente al alcance de unos pocos entre los cuales no me encontraba, por más que  hubiera deseado llevarla conmigo junto con el accesorio que facilitaba su canalización. Puesto a pedir, también cogería un armonizador emocional, para poner un poco de orden en ese terreno, pero no de los básicos, sino de los profesionales.
            Continuando con la inventiva, cosa que también me hacía más llevadero el plantón de la espera, al mismo tiempo que me dejaba en la boca un sabor de carencia, resolví que, además de todo lo anterior, cogería un potenciador de alegría, pero no uno de esos químicos para diluir en un vaso de agua, sino el que aparecía en la página cuarenta y dos de la revista, arriba a la izquierda, un potenciador de  alegría por metaondas humorales. A parte, me llevaría algún que otro adorno para el miedo que tan presente está en mi existencia, ya que no hay manera de salir de él, al menos que luzca bonito y engalanado cuando se pasea por mi corazón, o por delante de mis ojos en mitad de la noche. Para finalizar mi compra imaginaria, en la última página encontré un maravilloso pedestal para colocar en él la tristeza y, quizá de esta manera, darle el lugar que le corresponde para que deje de ir de acá para allá sin encontrar dónde posarse, como un incierto pajarillo que, pese a la helada, sabe que no morirá antes del alba.
            Cuando he querido darme cuenta, ya me encontraba dentro del comercio, cuyo ambiente se me hacía insoportable por el alboroto de la muchedumbre con su griterío. Me he visto sumido en una de esas situaciones que, en la medida de lo posible, trato de evitar a toda costa ya que no me gustan las masificaciones, ni tampoco la algarabía que traen consigo. Pero, en esta ocasión, como en otras tantas, pudo más mi curiosidad que la voz de mi razón, cuyo mensaje era que dejara pasar unas semanas más, o tal vez unos meses, antes de acudir al océano en el que ya me encontraba sumergido plenamente.
            Mal que bien, logré ver la exposición de pasada, puesto que el gentío bramante me impelía a avanzar a cada poco, sin dejarme contemplar como yo hubiera deseado los diversos géneros emocionales que se encontraban expuestos. Pude entretenerme someramente en algunas zonas concretas del recorrido, sobre todo en la destinada a la tristeza que era la menos concurrida, pero el caso es que no ando nada falto de ella con lo que no me despertó mayor interés que el hecho de desincrustarme durante un rato de la ansiosa marabunta que, a estas alturas de la ruta, me estaba llevando casi en volandas a través de los senderos enmoquetados por los que debíamos transitar la clientela. La tristeza, esa vieja compañera de mis sueños tan poco querida por el común de las personas, tan odiada muchas veces como esa ingrata amante que no alcanza, jamás, a consumar nuestro deseo, una emoción más repudiada que temida. Comprendo lo que ocurre con ella, mas no lo comparto porque, en cierto modo, es bella en sí misma a la par que muy íntima y personal, sin dejar de ser lo que es: triste.
            Alcanzando el final del recorrido estaba el lugar que yo deseaba que apareciera para coger lo que había ido a buscar y marcharme de allí, pero resultó que varias decenas de personas compartíamos el mismo deseo de llegar a ese apartado de la tienda, con lo que el desorden, el escándalo y la confusión estaban garantizados. A duras penas fui capaz de hacerme con el kit que tenía en mente comprar, el cual no se asemejaba en nada a mi compra fantasiosa, pero era lo máximo que podía permitirme en ese momento. Además, no era algo tan prohibitivo como para no probarlo y, si daba buenos resultados, sería todo un placer el sentir, aunque sólo fuera de tanto en tanto, un ápice de alegría en mis días, a pesar de que esta fuera una alegría, por decirlo de alguna manera, enlatada.
            Ya en casa, deposité en la mesa del salón mi Alegría desarmada y desactivada en kit para montar (fácil montaje), como rezaba la etiqueta del embalaje, y comencé a leer las instrucciones de armado. No resultaba tan sencillo seguir las indicaciones ya que era un material tan vaporoso, por tratar de definirlo de algún modo, como difícil de manipular para ejercer la presión indicada sobre tal sector, hacer un giro de tantos grados en el tercio superior de la emoción para darle forma redondeada, colocarle las sujeciones de manera que quedara en esa posición, nivelar la base para que el resultado fuera equilibrado… No fui capaz, tan siquiera, de llevar a cabo el primero de los pasos escritos en el pequeño papel explicativo, cosa que más que enfadarme vino a confirmar la idea que merodeaba por mi cabeza desde que subí al coche tras colocar el paquete en los asientos traseros: Esto no va a ser sencillo. Pero lo más complejo no era el montaje  de la emoción,  que venía a ser casi un entretenimiento pueril comparado con el Proceso de activación que seguía al de armado.
            La verdad es que me alegré de no ser capaz de montar mi Alegría recién comprada,  porque la puesta en funcionamiento de la emoción en sí era una tarea, más que dificultosa, bastante peligrosa ya que de realizar erróneamente alguno de los empalmes que indicaba el esquema de las instrucciones todo podía venirse al traste. Pero esto no era lo peor de la cuestión, sino que el paso más delicado era la soldadura principal, o soldadura maestra, que consistía en ir haciendo unos repliegues hacia la mitad del cuerpo etéreo de la emoción para insuflarle unas cuantas bocanadas de  aliento antes de concluir el sellado mediante una especie de soplete incluido en el kit, que en lugar de fuego lanzaba una  sustancia pegajosa y gelatinosa que, si no caía en la zona adecuada para adherirse a ella, quedaba unos segundos flotando en el aire hasta desvanecerse completamente, dejando en el ambiente un olor parecido al  aroma de los recuerdos. Esto en la más halagüeña de las situaciones, porque también podía darse el caso de que la sustancia que expulsaba el artefacto hiciera explosionar la emoción, aunque ello era bastante improbable, haciéndola saltar en millones de fragmentos, parte de los cuales se podrían quedar incrustados en nuestro cuerpo como si fuese metralla dejándonos emocionalmente heridos para toda la vida.
            Leído esto, repito, me alegré de no haber sido capaz de terminar el armado, casi ni de haberlo comenzado, porque no creo que me hubiera arriesgado a activar la emoción. Es lo que tienen estas cosas modernas que, muchas veces, no hay por dónde cogerlas porque, ciertamente, no se las puede coger.
            Al final, pese a que pueda parecer lo contrario, la compra ha resultado provechosa y exitosa, porque me quedo contento de haber salvado la vida.



                                                                                                          Marcos Lloret  García


           

            

jueves, 6 de junio de 2013

Proclamación del barbecho

He decidido declararme en barbecho,
dejar que descanse la mitad de mi cuerpo.
Labrar mi reposo con arado de disco
arrancando malas hierbas, malezas y espinos.
Ver por un ojo, escuchar por un oído,
liberar medio cerebro de su trabajo continuo,
usar media boca para alimentar mi camino
alternando molares, incisivos y caninos.
Trabajaría media glotis si estuviera permitido
dividirme en dos con un rayo de fuego.
Sólo un pulmón hinchar en el pecho,
partir el corazón al bombear mi destino.
Tener el esófago a medio funcionamiento
para llevar la vida a estómago e intestinos
también a la mitad, semi-adormecidos,
con un solo riñón filtrar mis líquidos.
Fragmentar vesícula, páncreas y bazo,
andar con una pierna y abrazar con un brazo,
funcionar con medio pene y un sólo testículo,
echar con medio ano, al exterior, los residuos.
Cuando ya haya labrado las zonas en descanso
enterraré  los sarmientos resecos de quebranto
esperando que abonen las tierras de secano
por las que laboro sin prisa desde bien temprano.
Quedarán listas para el nuevo cultivo
y pondré a descansar el otro medio yo mismo,
ya que no puedo sosegarme del todo
solazo en mitades  mis campos ignotos.


                                   Marcos Lloret García